San ValentínDía de los Enamorados

San ValentinWeb del Amor

San Valentín: Día de los Enamorados


Todos los días es 14 de Febrero en
www.sanvalentin.tv
San Valentin
Salvapantallas
Fondos de Pantalla Clip Arts
Gifs Animados Wallpapers
Postales Horoscopo
Recetas y Afrodisiacos Música Romantica
Poemas Juegos
Historia Emoticonos
Fuentes Relatos Romanticos
Fondos email Piropos
Citas

Tradiciones Fondos
Logos Animados
Melodías
Te Quiero
Fondos web
San Valentín

Día de los Enamorados - Valentine's Day or Saint Valentine's Day

 




DE PROFUNDIS

Los seres que vivían con Alzú comenzaron a temer seriamente por su vida, después que Lara rechazara su quemante pasión, al verlo cómo se iba deshojando en una depresión oscura, matizada con pesadillas obsesivas que se alternaban a unos sueños serenos, verdaderos reinos de paz inviolable.
En este estado de remolinos mentales, Alzú no sabía si las certezas eran más enfáticas en los sueños que en su cotidiano, en disgregación permanente, pero del que aún conservaba la memoria de recuerdos, quizás vividos, en los que caminaba abrazado a su Lara, sintiendo bajo su mano enamorada un temblorcito tenue cuando la dejaba olvidada, con delicadeza, sobre la cintura fresca y ondulante de ella, entonces recordaba el temblor de la menta, cuando la brisa del atardecer jugaba con su aroma.
En estas caminatas por los senderos del bosque, los asistía la certeza que vivían en la dimensión del paraíso, sin manzanas ni serpientes, y en la ausencia del tiempo que todo destruye y corrompe. Con frecuencia esos momentos que rozaban o eran lo celestial, se evaporaban como el rocío de las mañanas, y en su mente aparecían las sombras del animal, que se agitaba con furia en las profundidades de su sangre. Entonces era, todo su ser, el grito arcaico de la carne ardiendo en las piras de una fiebre implacable, de adolescente absoluto. Alzú aullaba a la luna, como un coyote triste, hasta que de ella descendía Lara vestida con sedas blancas y ligeras como el aire, cubriendo la transparencia de una piel ebúrnea y de suavidades dañinas. La veía caminando en dirección a una cascada de aguas de frescura intolerable. Antes de bañarse en ella, dejaba caer su vestido etéreo sobre unas rocas blancas, que rodeaban flores intensamente amarillas.
Esta visión de Lara, de su cuerpo fresco y desnudo enloquecía a Alzú, que la contemplaba desde el interior del bosque, hasta no poder resistir más el llamado de la zarpa, y como un fauno embriagado de deseo se arrojaba sobre su ninfa, y antes que ella lograse escapar, la poseía repetidas veces, con furia y desesperación, enrollándola como una serpiente de pecado y veneno, jadeante como corcel en primavera, hasta arrancar desde el fondo de la tierra todo el placer, finalmente compartido con su Lara, derrotada en las mieles de un Eros incalmable. Pero antes del milagro en que dos almas se fundan en un solo polen cósmico, llegaba el desgarro implacable de la separación, y Lara escapaba lanzándose a las aguas tranquilas de un río, que atravesaba en ágiles y armoniosas brazadas. Desde la otra orilla lo llamaba con la voz irresistible de las sirenas. Alzú se arrojaba a esas aguas que de improviso se volvían negras y turbulentas, devorándolo sin piedad, mientras Lara, transformada en lechuza, penetraba en un bosque donde caía la noche.
Al despertar se sorprendía sentado en la cama gritando, y tenía que ingerir litros de agüita de manzanilla, para poder recuperar una calma tenazmente ausente. Estos extraños sueños continuaron a atormentarlo en modo siempre más obsesivo, mientras su cuerpo enflaquecía en una vida opaca y plana como una tabla. El entusiasmo vital se había reducido tanto, que lo podría contener una nuez. Los ángeles de la muerte comenzaban a revolotear sobre su cabeza con porfiada insistencia.
Un amor, irrecuperablemente perdido, se estaba llevando a Alzú hacia las profundidades de una noche espantosa e incontenible, donde su ser se iba apagando día a día, como una débil llamita de fósforo, asistido por el feroz convencimiento que la vida es una inmensa farsa que no vale la pena contemplar hasta el final. Pensaba que es más noble reunirse con la muerte, en la belleza invulnerable del suicidio, y no morir de una puñalada ordinaria, en algún fétido tugurio, rodeado de seres mediocres.

 

 

Historias y Cuentos de Amor
Gifmania C.B. Paseo de la Chopera 142 1A-  28100 Alcobendas - Madrid - Spain
| Sobre Nosotros | Contacto | Política de Privacidad |