San ValentínDía de los Enamorados

San ValentinWeb del Amor

San Valentín: Día de los Enamorados


Todos los días es 14 de Febrero en
www.sanvalentin.tv
San Valentin
Salvapantallas
Fondos de Pantalla Clip Arts
Gifs Animados Wallpapers
Postales Horoscopo
Recetas y Afrodisiacos Música Romantica
Poemas Juegos
Historia Emoticonos
Fuentes Relatos Romanticos
Fondos email Piropos
Citas

Tradiciones Fondos
Logos Animados
Melodías
Te Quiero
Fondos web
San Valentín

Día de los Enamorados - Valentine's Day or Saint Valentine's Day

 




enamorar2.gif (643 bytes)
enamorar2.gif (643 bytes)

Los pasos de Ainara se alejaron por el sendero de piedra de mi casa, y aguardé una hora para abrir la puerta. Entonces la cerré de vuelta. ¿Qué estaba haciendo? ¡Estaba dándole acceso a cualquier loco para que entrara a mi casa! Por un momento me maldije por mi estupidez, pero después… pensé mas valerosamente. Si no abría la puerta y tomaba mi comida, lo haría un zorro, una comadreja, o… atraería algún andrajoso vagabundo, ¡y eso si que seria terrible! Abrí la puerta lentamente, los goznes hacían un ruido insoportable pero mantuve los sentidos alerta. Cuando la puerta estuvo lo suficientemente abierta como para dejar pasar mi mano, alargué la mano y tanteé el terreno, toque con un dedo la bolsa de tela llena de comida, pero me fue imposible acercarla, estaba demasiado pesada. Entonces sin querer tropecé hacia delante, la puerta de hierro cedió ante mi peso y uno de los goznes se dobló al instante, dejándome de bruces en el suelo… en medio del jardín.
Entré en pánico, primero mire mis manos, y me aseguré de estar entera. Miré el jardín y comprobé de que no hubiera nadie hurgando entre el pasto alto. No había vagabundos, ni ladrones, ni… violadores. No había nadie, solamente una completa soledad se encontraba ahí llenando el vacío con nada. Lentamente me levanté del suelo, y sin respirar busqué con la mirada la bolsa de tela, la encontré debajo de la puerta de hierro que bajo su propio peso se había desprendido de la pared y con un esfuerzo impresionante que me costó lo que no había hecho en dos años, pude liberar las provisiones. Entré a la casa corriendo desesperadamente, y en un gesto automático lleve la mano al pomo de la puerta, pero la puerta ya no se encontraba ahí. Mi mano tocó el aire y me sentí nuevamente presa del horror, ¡que hacer! El aire fresco invadía la casa, las cortinas se mecían con su soplido, el polvo que se encontraba sobre los muebles y en los rincones comenzó a desprenderse y volar como pequeñas estrellas fugaces y yo… me dejé caer al suelo frente a la entrada sin puerta, para contemplar la distancia como si se tratara de un paisaje dibujado por algún artista desconocido.
Desperté y todo a mi alrededor era oscuridad. Me sentía cansada como pocas veces lo había estado y sin tener frío, comprobé que me encontraba helada como un trozo de hielo. Entonces comprobé que la oscuridad frente a mí, no era una pared, ni mucho menos. Era un trozo de cielo que se podía admirar desde donde me encontraba. Por alguna extraña razón aquella situación no me hizo temer, todo lo contrario, me hizo sentir especial, ya que la luna y las estrellas me observaban desde lo alto de la misma manera que yo a ellas y entonces recordé el sueño que había tenido casi todas las noches desde hacía ya cuatro años. Yo me encontraba desnuda en medio del bosque, corriendo por praderas bajo la luz de la luna que bañaba cada curva de mi cuerpo, y un hombre cuyo rostro no puedo ver en sueños se acercaba a mí. Y con una elegante muestra de baile me tendió la mano, y juntos rodamos por la tierra hasta llegar a un lago cristalino donde un ciervo nos contempla como si fuéramos un espectáculo.
Siempre el mismo sueño, a la misma hora de la noche. En un principio supuse que sería algún llamado inconsciente hacia la libertad, hacia la necesidad de correr entre los llanos de Viduan, de hablar con la gente de las tiendas y de conocer a un hombre que sepa cuidarme como no lo ha hecho jamás ninguno. Pero mis experiencias con hombres distan mucho de ser las que yo necesito para sentirme mejor. Todo lo contrario, me han empujado hasta ser la ruina humana que hoy por hoy me siento.
Pero lo que si sé, y esto no es inconsciente, es lo mucho que sufrí aquella noche de verano en las calles de Viduan. Aún no logro perdonarme, pero tampoco puedo culparme. Fui víctima de aquel crimen, así como también, culpable de mi propia desgracia. ¿A quién se le ocurre salir a la noche, cuándo nadie recorre las calles oscuras y silenciosas? Aparte… cerca de La Furia, el cubil del crimen, o el nido de ratas, como se lo quiera llamar.
La Furia es el centro de mayor movimiento criminal, donde todo tipo de ladrones, asesinos, rateros, carteristas entre otras cosas, intercambian mercancía, o son contratados por clientes despojados de toda moral para asesinar a alguien en particular. Claramente, si yo andaba cerca de La Furia era por mera necesidad, ya que el camino mas cerca para llegar a la casa del que aquel entonces iba a ser mi marido, era por ahí. ¡Lo maldigo por no haberme ido a buscar! ¡Lo maldigo por su falta de deber! Pero claro… él tenia cosas mas importantes que hacer jugando a las cartas con sus amigos, y claro, bebiendo cerveza hasta emborracharse y vomitar en alguna esquina. Cada vez que pienso en él tengo la misma imagen del ebrio romántico, y me dan unas ganas casi imposibles de controlar de arrancarle el pescuezo a alguien.
Me recuerdo de mi misma, caminando vacilante entre las callejuelas oscuras, sucias y hediondas. Me recuerdo a mi misma siendo apresada por dos pares de poderosos brazos y siendo arrojada al suelo. Me recuerdo a mi misma llorando sin fuerzas, rezándole a los dioses para que aquello fuera solamente un mal sueño. Me recuerdo a mi misma abierta de piernas, sintiendo algo que no me era conocido ni querido dentro de mí, y sufriendo la agonía de una lluvia incontrolable de pensamientos y dolores imposible de describir. Y me recuerdo, no sin un poco de autocompasión, lastimada tanto física como mentalmente y rengueando entre la gente que me miraba indiferente. Sin dinero alguno para alquilar una montura, perdida en la inmensa ciudad, y prácticamente desnuda, ya que las ponzoñas criminales que me habían violado se habían encargado de dejar mis ropas mas finas y bellas en simples jirones.
Recuerdo como había llegado a mi casa, acompañada por las autoridades de la ciudad y cómo mi madre se había arrojado a mis pies cuando me vio cubierta por unas sedosas sabanas blancas, que dejaban pasar la sangre haciendo mas evidente mi decadente estado. Mi padre, menos cariñoso pero más responsable, me había levantado en sus brazos (con un esfuerzo increíble, ya que yo tenia veinte inviernos, y él mas de setenta) y como si me tratara de un bebé, me había acostado en su cama matrimonial, donde me había acariciado y refrescado con un paño húmedo hasta que me sumergí en un sueño tan profundo, que la realidad me fue totalmente ajena durante dos días.

 

Ecos de Tragedia
Gifmania C.B. Paseo de la Chopera 142 1A-  28100 Alcobendas - Madrid - Spain
| Sobre Nosotros | Contacto | Política de Privacidad |