San ValentínDía de los Enamorados

San ValentinWeb del Amor

San Valentín: Día de los Enamorados


Todos los días es 14 de Febrero en
www.sanvalentin.tv
San Valentin
Salvapantallas
Fondos de Pantalla Clip Arts
Gifs Animados Wallpapers
Postales Horoscopo
Recetas y Afrodisiacos Música Romantica
Poemas Juegos
Historia Emoticonos
Fuentes Relatos Romanticos
Fondos email Piropos
Citas

Tradiciones Fondos
Logos Animados
Melodías
Te Quiero
Fondos web
San Valentín

Día de los Enamorados - Valentine's Day or Saint Valentine's Day

 





LA BUSQUEDA

Volando por los confines del Universo, solo y triste, divagaba sobre mis propios pensamientos anhelando encontrar esa mitad que siempre me faltó. Cada estrella, cada planeta, cada cometa que cruzaba en mi camino hacia ningún lugar, me recordaba cuanto me hubiese gustado compartir esas imágenes, esas sensaciones, con alguien más.

En estado vaporoso, tal y como me encontraba, me sentía ligero y tenía plena conciencia de todo lo vivido en la Tierra en mis vidas anteriores. Recordaba con total nitidez a todas y cada una de las personas que habían pasado por mi vida. Todos los amores, todas mis labores, mis amigos, mis familias en cada momento… y aun así no veía extraña toda esa amalgama de vidas y relaciones pasadas. Además era en este momento tan liviano en el cual encontraba la cadena que me conectaba con cada una de esas personas, como se habían ido sucediendo en diferentes vidas y nuestras relaciones se habían ido fortificando, limado diferencias y solucionado conflictos. Eran cientos de vidas, miles de experiencias, tragedias, comedias… y de todas ellas aprendí, más o menos, pero aprendí. En alguna ocasión recordaba haberme cruzado inconscientemente con mi alma gemela, pero aún no estaba preparado y, al igual que apareció, desapareció. Como un fugaz relámpago. Igualmente recordaba como, dentro de un mismo círculo social, en cada vida y como si fuese un teatro, cada ser vinculado a mi durante todas estas vidas iba cambiando su papel en escena. Mi padre en esta última vida que fue mi hijo en el siglo XVII o una de mis novias que fue mi ejecutor en la Primera Guerra Mundial. Amigos que fueron amantes, amantes que fueron hermanos, hijos que fueron abuelos… y al mismo tiempo me tocó adquirir los diferentes papeles a mi mismo y como un gran péndulo vi como aquello que en una vida hacía me era devuelto con más intensidad en otras vidas posteriores. Mis deudas se iban saldando e iban aconteciendo unas nuevas, pero cada vez adquirían mayor complejidad e implicaban mayor sabiduría.

Acababa de pasar por Plutón, ya estaba en el Sistema Solar, en ese otro plano etérico, podría decirse paralelo, al que siempre conocí en vida. Sabía que me acercaba de nuevo a mi destino, que mi espera se terminaba en breve. De vez en cuando veía otros como yo que iban hacia donde yo venía, y otros que me seguían en la lejanía hacia el mismo destino que yo. Me preguntaba mientras atravesaba el Sistema cuánto tiempo habría pasado desde la última vez, cómo habría cambiado desde la última vez que estuve allí. Y si esta vez encontraría esa mitad y si sabría identificarla. Si al menos hubiésemos coincidido en donde estaba ahora nuestra unión hubiese sido eterna, pero nunca se dio tal caso y llevo milenios en busca de esa esencia vital que me lleva a volver una y otra vez tras su rastro.

Qué bonitos los anillos de Saturno, es una creación maravillosa el Universo. Claro, que el Sistema Solar y esta galaxia no son lo mas bonito que he visto. Si los humanos terrestres tuviesen la oportunidad de admirar la inmensidad del Universo se darían cuenta de muchas cosas que hoy día dan por imposibles y que de hecho son. Me acerco a mi destino, me siento sosegado y tranquilo, esta vida va a ser muy plena. Mi familia es acogedora, soy su primer hijo y para ellos será una gran alegría. Después de la reconstrucción del útero de mi futura madre, el saber que podría engendrar un niño llegó al seno familiar con una gran ilusión. No seré el único hijo, pero mi hermana tardará unos años en llegar. Aprenderé bastante de esta experiencia, pero, no obstante, hay malos momentos que tendré que aprender a sufrir con valentía. Me encantará también reencontrarme con viejos amigos, aunque sea de forma ignorante ese vínculo nunca se pierde. Será una bonita experiencia.

A lo lejos veo Marte, el planeta rojo. Consciente de que en esta vida me encontraré con mi alma gemela y que es un capítulo que queda abierto, la alegría me embarga. Esta vez quizá sea la definitiva, no la puedo dejar pasar. No he de temer, no he de desesperar, llegará, el encuentro es inevitable, está escrito. Imagino el momento y me emociono, apenas a tiempo de entrar en la atmósfera de mi nuevo hogar. Marte es un buen sitio para vivir estas nuevas experiencias de las que he de aprender tanto. Cuando el planeta Tierra acabó derruido, la gente que consiguió escapar a las colonias marcianas adquirió una nueva conciencia de humanidad y sociabilidad. Decidieron eliminar por completo cualquier arma por mínima que fuese y desarrollaron nuevas ciencias en pos del conocimiento y la evolución de la mente humana. Aprendieron a manejar energías que hasta entonces sólo unas antiguas civilizaciones como la Maya o la Egipcia conocían. El pensamiento sufrió un positivo cambio, alejado de la violencia y el autoexterminio.

Veo un edificio, es mi nueva vivienda. Todos esperan mi llegada, son conscientes de mi procedencia y claman alegremente mirando al cielo, algunos casi pueden verme, aquellos privilegiados que han conseguido la sensibilidad necesaria para ver más allá. No es mi primera vida en Marte, estuve aquí en el siglo II después de la destrucción de la Tierra. Veo esto muy cambiado, quizá hayan pasado décadas desde mi última vez, aunque a mi me hayan parecido horas divagando por el Universo. Ahora soy consciente del año en el cual comienzo otra vez a vivir, antes de llegar a la sala donde me esperan puedo ver un letrero que anuncia la fecha, 5 de Junio de 477 d.T.*. Es lo último que veo desde este lado etérico. Me sumerjo, pierdo mis recuerdos, mi conciencia plena de todas mis vidas anteriores… se va perdiendo mi memoria… veo una luz… unas manos… sollozos, llanto, respiro… Bienvenido a la vida.


 

Historias y Cuentos de Amor
Gifmania C.B. Paseo de la Chopera 142 1A-  28100 Alcobendas - Madrid - Spain
| Sobre Nosotros | Contacto | Política de Privacidad |